domingo, 1 de enero de 2017

ENERO 2017. INICIO. En el lejano Terramonte, la bella Lola es una muchacha llena de una singular belleza y simpatía que despierta el cario de todos. Aunque terminó sus estudios de contaduría, trabaja ayudando a su padre, Agustín, en la sastrería que fuera el fruto principal de los ingresos de su familia, antes de que el hombre enviudara y se uniera a la vanidosa y haragana Mariela, quien desprecia a Lola por saberla la primordialidad de su marido, al que encima de no ayudar le ha achacado la responsabilidad de sus dos hijas: Diana y Paulina, quienes hacen de la vida de Lola una miseria pues le cargan el trabajo en casa, poniendo siempre como prettexto, una su trabajo en una importante oficina, situación por lo que Mariela siempre denigra a su hijastra, y la otra, asuntos universitarios, cuando en realidad no estudia y solo se divierte con Rocco, otro holgazán igual que ella. Ante el poco trabajo en la sastrería de su padre, Lola tiene un empleo extra por las tardes, como vendedora de flores de un exquisito y refinado bistro, donde el dueño, Alonso Tadeii, la apoya pues está enamorado de ella. Sin embargo Lola no le corresponde pues sueña con encontrar un día a su príncipe azúl, aquél que vuelva realidad todas sus fantasías y al que esté dispuesta a entregar el corazón sin importar las consecuencias. De ello habla con su amiga y compañera de trabajo, Julieta, quien le aconseja que se vaya de casa para no padecer más los abusos de su madrastra y hermanastra pero para Lola lo más importante es la tranquilidad de Agustín, quien a su vez hace saber a Mariela estar al tanto de que desprecia a su hija y que le cargan la mano en las labores domésticas, recliminándole el que le pague así cuando él se ha desatendido de su propia hija y hasta de él mismo para apoyarlas a ella y sus hijas. La descarada Mariela le hace saber que eso no ha sido suficiente puesto que él le prometió una gran vida y solo le ha dado vergüenzas y necesidades pues no ha tenido todo lo material que se imaginó.

Diana trabaja en el corporativo de Alexis Maldonado, un empresario del que se ha vuelto amante sin importarle que este sea casado y pronto vaya a celebrar su aniversario de bodas con Ingrid, su mujer. Es la propia Diana quien organiza la fiesta y se presenta para felicitar al matrimonio, aunque luego se ve a solas con él en una de las habitaciones del hotel donde se da la recepción y allí hacen el amor. Diana está dispuesta a todo para ser una mujer rica.

A las afueras del bistro, donde coloca las flores que vende, Lola tiene un percance con un apuesto hombre al que le reclama el haberla endeudado con el dueño del bistro. Este apuesto hombre es Guido Matorelli, un muchacho de buena apariencia que de inmediato se enamora de ella y su actitud. Decide comprarle todas las flores mas ella se niega a quedarse sin nada qué ofrecer a los clientes del bistro. Él le propone que corra y consiga más y ella lo hace, feliz de haber obtenido una gran ganancia. Cuando cuenta esto a Alonso, el hombre la felicita y le pide que tenga cuidado pues su belleza y bondad son sus grandes virtudes pero también pueden ser sus maldiciones.

Adicta a las revistas de sociedad y estilos de vida, Mariela sueña con hombres importantes para sus hijas, pues desea que sobresalgan más que Lola, a la que desea lo peor. Se lleva una terrible sorpresa al ver llegar a Paulina en motocicleta y besando a Rocco, por lo que los enfrenta y en plena calle la abofetea para luego exigir al joven que se aleje de ella. Madre e hija discuten en casa, donde Mariela vuelve a abofetear a su hija y la tacha de ser una cualquiera que las avergüenza a ella y Diana. Lola las escucha desde otro ángulo y luego acude a dar su apoyo a Paulina, a la que aconseja que siga a su corazón y ame a quien ella quiera, no a quien su madre elija. Su bondad es mal pagada con desdén pues Paulina la empuja y le exige que no se meta en lo que no le importa.

Guido cuenta a su gran amigo, Nico, lo impresionado que está por la vendedora de flores, quien lo ha maravillado. Por ello decide investigarla y es Nico quien acude al bistro para saber más de ella, descubriendo así que la chica posee, junto con su padre, una sastrería a la que Guido se presenta para convertirse en su mejor cliente, incomodando a la muchacha, la cual se niega a atenderlo pero es obligada por Agustín.

La refinada y egocéntrica Victoria De Renaud, asegura a su fiel mayordomo, Cordelio, lo importante que es para ella que su hijo Guido se case con una chica de su misma condición social. Cordelio recuerda a la mujer que ella misma vivió lo que es casarse sin amor, situación por la cual fue infeliz durante muchos años. Indignada, Victoria asegura que ella llegó a amar a su marido y por respeto y amor a él no volvió a rehacer su vida, aunque el hombre al que amó con todas sus fuerzas, en su juventúd, aún siga vivo.

Guido busca a Lola en el bistro y allí le pide que no huya de él pues quiere ser su amigo. Ella no le cree y cuando discute con él es defendida por Alonso, el cual le pide al hombre que se retire y se presenta como el prometido de la chica, ahuyentándolo. Habla de sus sentimientos con Lola y le pide que se convierta en su esposa. Ella lo rechaza y por ello él busca a Mariela, a la que pide ayuda, asegurando que la mejor manera de deshacerse de su hijastra es orillándola a casarse con él pero la egoísta Mariela piensa en que no quiere quedarse sin sirvienta y decide que es Diana la que debe casarse con el hombre, pues lo sabe de buena posición. Se lo propone a la muchacha y esta rechaza la oferta y cuenta a Alexis los planes de su madre por lo que le pide que se divorcie antes de que sea tarde. Él le promete que así será pero no está dispuesto a dejar a su esposa por una aventura, sobre todo cuando es Ingrid la dueña de las empresas que él maneja.

Julieta descubre que su hermano Rocco y Paulina son novios. Lo alerta del carácter de Mariela así como el rechazo de ella por él, pues sueña para sus hijas a hombres de abolengo que le den el estatus social con el que sueña. A Rocco no le importa pues está enamorado y es capaz de todo por su amor hacia su chica, con la que se sigue viendo.

Lola padece en el bistro las groserías de Elizabeta, la enamorada de Alonso, un mujer que no pierde la menor oportunidad para humillarla ante los comensales. Tienen un enfrentmiento en el que Elizabeta, celosa, logra que la chica caiga sobre un cliente, ensuciándolo, por lo que la reprende y sobaja. La chica, cansada de su actitud, la empuja y Elizabeta grita que es una salvaje y deben despedirla. Aparece Alonso, quien por defender su bistro la reprende pero en ese momento se presenta Guido para defender a la muchacha y sacarla del lugar. Lola se desahoga llorando con él y le cuenta lo complicada que es su vida. Guido le pide que le de la oportunidad de ayudarla y la besa. La lleva hasta casa y le pide que le de una oportunidad de demostrarle que es sincero y en verdad se ha enamorado de ella. Lola entonces se va a la cama llena de ilusiones, creyendo que quizás ha encontrado a su principe azúl. Pronto es sorprendida por Mariela, quien le exige que termine con las labores domésticas. Lola lo hace y cuando Agustín la descubre le pide que se detenga y decide que contratarán una sirvienta. Mariela se ríe de él y le pregunta con qué dinero lo pagará. Él asegura tener ahorros y esto causa una discusión entre el matrimono pues Mariela no acepta que us marido sea un tacaño que la priva de lujos para ahorrar. Él le dice estar cansado de ella y estar decidido a dejarla en libertad para que rehaga su vida con el hombre que cree que merece. Alarmada, Mariela calla y se encierra a llorar en soledad, maldiciendo su suerte.

Lola y Guido pasan tiempo juntos y esto despierta los celos de Alonso, a quien Elizabeta envenena contra la muchacha, a la que cierto día sacude para decirle que no permitirá que sea de otro antes que de él. La besa por la fuerza y Lola lo abofetea. Decide renunciar a su empleo en el bistro a pesar de que Alonso le suplica que lo perdone y no se marche. Esto alienta a la chica aceptar ser la novia de Guido, quien se reporta con su madre para decirle que ha encontrado al amor de su vida. La alarmada Victoria teme a que se trate de una chica corriente y pide a Cordelio que la comunique con Giovanna Bellucci, la eterna enamorada de su hijo, a la que preometió que se casarían costara lo que costara y a la que propone que se unan para convencer al chico en sus próximas vacaciones en Terramonte. Giovanna está decidida a todo pues ama a Guido desde que era una niña. Da la noticia de esto a su padre, Renato, quien no está de acuerdo y acude a enfrentar a Victoria, a la que asegura que la historia no se repetirá y no habrá alguien infeliz dentro de un matrimonio arreglado. Victoria estalla y exige al hombre que sus hijos deben estar juntos pero él se niega rotundamente.

Diana y Alexis se encuentran y al besarse son vistos por Ingrid, quien más tarde la busca para invitarle un café y enterarla de que el hombre no tiene nada pues todo lo que maneja, viste y posee, le pertenece a ella, que lo compró por su belleza. Diana no puede creerlo y llora cuando la mujer le exige que se aleje de él y no se engañe pues Alexis nunca se divorciará ya que eso significaría perderlo todo. La chica acude a reclamar al hombre, quien le exige que se resigne y acepte ser su amante de por vida, pues nada le faltará. Diana lo abofetea y decide renunciar a su trabajo. Sale del lugar y a lo lejos es vista por Ingrid, quien sonríe satistecha y manda un texto a su marido, donde le asegura que la próxima amante que le descubra significará el fin de su matrimonio y, por lo tal, su ruina. Por su parte Diana desahoga con Paulina lo sucedido y al ser escuchadas por Mariela, la madre entra para sacudirla y abofetearla para acusarla de ser una cualquiera, lamentando que, por más que quiera negarlo, Lola es más decente que ellas, aunque sea inferior.

Victoria pide a su hermano menor, Bruno, que la ayude a convencer a Guido de casarse con Giovanna pues le aterra la idea de que se pueda casar con alguien que no lo merezca y lo haga infeliz. Bruno recuerda a su hermana que ella misma fue infeliz al casarse con alguien impuesto por sus padres y él se casó con la hermosa Sofía, una mujer de clase baja, misma que en un principio fue rechazada por los Renaud y que al paso del tiempo demostró estar a su altura, haciéndolo un hombre muy dichoso. Pero para Victoria las cosas respecto a su hijo son todavía mayores y jura que no permitirá que manche el honor de su familia casandose con una cualquiera. Bruno advierte a su hermana que si decide entrometerse en la vida amorosa de Guido terminará perdiéndolo. Es apoyado por Cordelio, el cual hace un acuerdo con Bruno: Ayudarán a Guido en caso de que lo necesite. Por eso el mayordomo habla con el chico, quien le cuenta que Lola es maravillosa y tiene educación, lo cual no le dificultará desenvolverse con la alta sociedad.

Giovanna discute con Renato, el cual no piensa permitir que su hija se convierta en marioneta de Victoria. La chica le exige que le diga por qué ha rechazado siempre a la baronesa y el hombre calla, asegurando que esa historia nunca se sabrá.

Agustín se da cuenta de que hay algo entre Guido y Lola por lo que les pide que le digan la verdad. Lola le hace saber a su padre que Guido es su novio y el hombre los felicita pues sabe que ese chico es decente y la protegerá. Lo invita a cenar a casa para que conozca a su familia, a pesar que Lola teme por su madrasta y hermanastras mas Agustín asegura que ya no hay nada de qué preocuparse.

Sofía sufre por no poder tener hijos y su fiel sirvienta Adalgisa, le aconseja que adopte. Sofía teme a provocar a la familia de su esposo mas Adalgisa le hace comprender que lo peor que lo más escandaloso que pudo hacer Bruno fue casarse con ella por las consecuencias que esto significaba, por lo que ahora nada se puede comparar con eso. La mujer pide opinión a su prima, Ingrid, quien le aconseja que haga caso a Adalgisa y le cuenta lo que ha descubierto de Alexis, el cual la ha hecho muy infeliz.

Paulina descubre que está embarazada y se lo hace saber a Rocco, el cual le pide que se casen pero la chica teme a la reacción de Mariela, por lo que prefiere que oculten todo.

Alonso rechaza a Elizabeta, quien insiste en enamorarlo. Él a quien ama es a la bella Lola y por ello renombra su bistro con ese nombre, en honor a ella. Al tenerlo listo decide ir a buscarla y se sorprende al encontrar a Guido afuera de la casa de la chica, enterándose así de que esta ya tiene novio. Se marcha y entonces Lola, quien ha preparado una deliciosa cena, presenta a Guido con su familia. Mariela, hipócrita, se porta amorosa con Lola, mientras trata de descifrar de donde conoce a Guido pues jura que lo ha visto antes. Cual es su sorpresa cuando al hojear una vieja revista, en la cocina, se da cuenta de que se trata del hijo de Regina De Renaud y arma tremendo escándalo, sorprendida por sus hijas, a las que muestra la revista, enmudeciéndolas. Les pide que sean amables con Lola y muestren ser superiores a ella pues si una logra arrebatarle el amor de Guido dejarán la pobreza para ser parte del jet set internacional. Ponen manos a la obra, sorprendiendo al chico lo mismo que a Lola y Agustín, quienes no comprenden la actitud de las mujeres, las cuales hablan del cariño que tienen hacia Lola, a la que ven como una hermana y cómo han apoyado a Agustín con la sastrería. Sin embargo todo termina cuando Guido se marcha. Las cosas vuelven a la normalidad y Mariela asegura que Lola es una ambiciosa y arribista que con bajezas lo debió enamorar. Lola no entiende de qué le hablan y entonces la mujer descubre que su hijastra no sabe quién es Guido en realidad, por lo que pide a sus hijas que pongan en marcha sus planes. Es Diana quien da el primer paso y busca a Guido para que se unan y separen a los enamorados.

Guido pide a Lola que lo acompañe a la fiesta de cumpleaños de su madre y ella, aunque temerosa, termina aceptando y cuando se lo hace saber a Agustín este le pide que no comente nada con Mariela y sus hijas, pues ese será su secreto. Lola entonces alista un hermoso vestido hecho por ella misma, el cual piensa lucir en esa fiesta. Pero Mariela descubre que lo está haciendo y aunque ni la chica ni Agustín le dicen para qué es ese vestido termina sabiéndolo pues manda a Paulina a investigar con Rocco, el hermano de Cecicilia, chica a la que Lola le ha contado todo. Enfurecida, la madrastra estalla en rabia y maldice a su hijastra. Asegura a sus hijas que Lola jamás las verá como seres inferiores y decide que asistirá a esa fiesta para arruinar su felicidad, por lo que se las ingenia para destrozar el vestido de la chica horas antes de la fiesta, haciéndolo parecer todo un accidente. Lola llora pues no tiene otra ropa qué lucir ante el jet set de la ciudad y al llorar en su habitación mientras su madre y hermanastras gozan de felicidad, es sorprendida por Agustín, quien le entrega un hermoso vestido que compró con sus ahorros, seguro de que quizás algo pasaría para impedir su felicidad. Es así que, ayudada por Julieta, Lola se prepara y asombra a su madrastra y hermanastras con su belleza, cuando llega una limosina a por ella. El trío de envidiosas sufre, llenas de rabia, mientras que Agustín y Julieta admiran a la bella Lola, quien se marcha y al llegar a la fiesta sorprende a todos, aunque padece los desaires de Victoria, quien ha invitado a Giovanna para acompañar a su hijo, con el que habla en privado y le hace saber que jamás aceptará a Lola, quien durante la cena cuenta ser licenciada en contaduría y haber trabajado en un bistro, así como ayudar a su padre en la sastrería, prestándose a risas de los presentes, quienes también están admirados por su belleza. 

Lola se siente ajena al mundo de Guido y decide marcharse de la reunión mas él le pide que no lo haga y la presenta con Sofía, la cual le dice que ella pasó por las mismas circunstancias y ahora es muy feliz al lado de Bruno. Pide a Lola que sea paciente y que si ama a Guido haga un esfuerzo. La chica sonríe mas todo se ensombrece cuando ve a Giovanna coqueteando con el chico, al que toma de la mano y lleva a bailar. Sofía le pide que no arme un escándalo y luche con discresión pues Giovanna es la elegida por Victoria para ser la esposa del muchacho, misma a la que él ha despreciado siempre pues solo puede verla como hermana. La fiesta da un giro inesperado cuando delante de todos Guido pide a Lola que sea su esposa y las cosas e agravan cuando Elizabeta, quien es amiga de Giovanna, aparece en la fiesta y reconoce a Lola, a la que acusa de ser una trepadora. Las mujeres se hacen de palabras y luego de que Elizabeta cachetea a la bella Lola, esta sale corriendo del lugar, dejando una zapatilla olvidada para subir a la limosina que esta vez maneja James, quien le aconseja que no haga caso de todos los obstaculos que se le presenten de ahora en adelante pues muchos se interpondrán a su felicidad y la de Guido, el cual la ama verdaderamente.

Sofía palidece cuando habla con Adalgisa sobre la obsesión de Victoria por casar a Guido con Giovanna pues la sirvienta le insinúa que la mujer está enamorada de Renato. Cuando Sofía se lo pregunta a Bruno, este lo niega y asegura que su hermana es intachable. Luego busca a Adalgisa y le pide que no vuelva a levantar testimonios falsos contra su hermana.

Guido discute con su madre, la cual no acepta a Lola y se opone a que esta sea la futura esposa del chico, al que intenta hacer comprender que Giovanna es la mejor opción. Él se niega rotundamente, apoyado por Bruno, a quien Victoria acusa de haberse casado con una corriente que ni siquiera puede darle hijos. Calla cuando el hermano le recuerda que al menos él es feliz y no se casó con alguien a quien no amaba, como ella, que llegó al altar obligada por sus padres cuando ya había sido la mujer de otro. Victoria lo abofetea y cuando Bruno se va Guido le exige que le diga la verdad pero se niega a hacerlo. Entonces el chico busca a su tío, a Cordelio, pero ninguno le dice nada por caballerosidad. Entonces decide que investigará y deja claro a Giovanna que jamás se casará con ella. Acude a buscar a Lola, a la que entrega su zapatilla y suplica que no se deje intimidar pues él es capaz de renunciar a su familia y a su herencia por ella.

Giovanna descubre entre las cosas de su padre una foto de Victoria, en sus ayeres. Le pide a su progenitor que le diga por qué la tiene y él le hace saber que en el pasado él y la mujer fueron grandes amigos, pero se alejaron ante el cambio radical en ella.

Alonso se sorprende cuando Elizabeta le hace saber que Guido presentó a Lola con su familia y planea casarse con ella. Alonso no cree en las palabras de la mujer y acude a hablar con Agustín, quien se lo confirma y le pide que se olvide de su hija y busque a una mujer de su edad para formar una familia. Alonso se resiste y sorprende a Lola, a la que reclama el rechazarlo cuando él siempre la apoyó. La muchacha le asegura que en el corazón no se manda y aceptó ser la esposa de Guido. Destrozado, el hombre llora su pérdida y busca a Elizabeta, con la que decide darse una oportunidad., aunque al besarla la llama Lola, provocando la ira de la mujer, quien no se explica qué es lo que los hombres ven en la chica.

FEBRERO 2017. Mariela se estremece al ver en los periódicos la noticia de que Guido pidió matrimonio a una desconocida y la maldice. Se desahoga abofeteando a sus hijas, a las que recrimina que una se haya enredado con un pelado sin nada qué ofrecerle y la otra con un casado que al final solo la despreció. Paulina se arma de valor y revela estar embarazada, cuasando un desmayo a su madre, a la que las chicas reavivan. Cuando Diana ve las fotos en el periódico, reconoce a Sofía y asegura que esa mujer es la clave para evitar que Lola logre, sin el menor esfuerzo, los sueños frustrados de ellas. Por eso se presenta ante Ingrid, a la que con descaro cuenta cómo fueron sus relaciones íntimas con Alexis y a la que hace saber que al final serán como de la familia pues su hermanastra, Lola, será sobrina política de su prima Sofía. Ingrid echa a Diana de su casa y se comunica con Ingrid para alertarla de la clase de gentuza con la que emparentará su sobrino pero a la mujer nada le importa pues ha conocido a Lola y se le hace una buena chica. Entonces Ingrid busca a Victoria y le cuenta lo terrible de la situación por lo que la mujer estalla y exige a Guido que termine con Lola, la cual solo los llenará de vergüenza. Guido le cuenta a su madre que Diana y Paulina no son nada de su prometida, sino las hijas de la mujer con la que se volvió a casar Agustín, al que la mujer acude para suplicarle que comprenda que son de mundos diferentes y debe convencer a su hija Lola que casarse con Guido es una locura. Agustín decide no entrometerse y es él quien aconseja a Victoria que, si en verdad ama a su hijo con todas sus fuerzas, entonces lo deje ser feliz y no se interponga en su dicha. Victoria sale de la sastrería, donde la aguarda Mariela, la cual se porta de manerra arrastrada con ella y a cambio solo recibe ofensas pues Victoria la acusa de ser una desfachatada cuando debería esconder la cara, avergonzada por las casquivanerías de su hija mayor, la cual seguramente aprendió malas mañas de ella. Las ilusiones de Mariela se destrozan en ese momento y se desahoga con Agustín, al que dice que ella y Victoria pudieron ser muy buenas amigas íntimas, pues piensan y sienten igual y buscan lo mejor para sus hijos.

Julieta se entera de que su trabajo para pagar los estudios de Rocco ha sido en vano pues este no ha cursado materias desde hace tiempo. Se niega a seguirle dando dinero y aboga por él ante Alonso, al que le pide que le de trabajo. El hombre decide contratar a Rocco como ayudante de cocina pero este pronto se harta del trabajo y pide ayuda a Agustín, quien para ayudarlos tanto a él como a Paulina lo contrata como su ayudante en la sastrería, asegurando que si aprende bien el oficio podrá tener su propio negocio.

Sofía busca a Lola para ofrecerle su amistad y ayuda pues piensa enseñarle a comportarse de manera refinada. Pasan así dos meses en los que la chica, apoyada por su nueva amiga y por Bruno, comienza a sofisticarse, sorprendiendo cada día más a Guido, el cual sigue padeciendo las insinuaciones de Giovanna, la cual es alentada por Victoria, con la que el chico discute constantemente, refugiandose la mujer en Cordelio, el cual le aconseja en todo momento que acepte a la bella Lola, presa de las envidias de Mariela y sus hijas, las cuales insisten en cargarle el trabajo de la casa a espaldas de Agustín, quien lo ignora todo porque su propia hija se lo oculta para no preocuparlo.

Victoria se entera por Giovanna que Alonso siempre ha estado encaprichado por Lola por lo que acude al bistro y le propone que tiendan una trampa a la chica, a la que ella cita en un hotel de lujo y lleva a una habitación oscura, donde es seducida por Alonso, al que ella cree Guido, el cual es alertado por Giovanna de que su prometida lo engaña. Cual es la sorpresa del muchacho al acudir al lugar y al encender las luces de la habitación ver a Lola besándose con Alonso, semi desnudo. La acusa de ser igual a las demás y se marcha. Ella intenta explicarle que todo se trató de una trampa pero Alonso aparece y pide a Lola que dejen de fingir y acepte que ellos dos se aman. 
Guido desprecia a la bella Lola, quien se hunde en una profunda depresión y solo confiesa a Julieta lo que ha sucedido. Esta busca a Sofía y Bruno y les pide que ayuden a los prometidos pues está convencida de que todo se trató de una trampa de Alonso, al que Bruno busca para enfrentarlo y este asegura que Lola será suya tarde o temprano. Lo escucha Elizabeta, quien a su vez busca a Sofía y se entera así de que quizás todo se trató de un plan de Victoria y Giovanna en su afán de alejar a Lola de Guido. Por ello Elizabeta escucha a su prima y decide hablar con Lola para hacer las paces y decirle que su futura suegra desea separarla de Guido pero la chica cree que jamás podrá encajar en el mundo de su amado, situación que alegra a Mariela, la cual hace que Diana aparezca en todos lados en la vida de Guido, en un afán por conquistarlo mas el amor tiene otros planes para ella y Nico, al conocerla, se apasiona por ella, por lo que empieza a cortejarla. La chica sabe que él es de buena familia y puede llegar a algo formal si le corresponde pero la ambiciosa Mariela se ha obsesionado con que sea Guido el que se case con su hija, para así demostrarle a Lola que ellas valen mucho más. Esto lo llega a descubrir Lola, quien luego de rechazar rotundamente a Alonso y hablar con Sofía, va en busca de Guido, sorprendiéndolo besándose con su hermanastra, la cual se le ha abalanzado al saberla cerca. El corazón de Lola se siente tan destrozado que para olvidar a Guido decide darle una oportunidad a Alonso, quien advierte a Elizabeta que si interfiere en sus planes se encargará de que no se vuelvan a ver nunca más, ni siquiera como amigos. Sin embargo Lola descubre que Alonso no es el hombre que intentaba seducirla cuando trabajaba en el bistro pues constantemente intenta persuadirla para que se entregue a él. La chica lo rechaza y una noche él se pone grotesco en su auto e intenta propasaarse con ella por la fuerza. Afortunadamente aparece la policía para pedirles que hagan rincones de amor en otra parte y ella, al estar encasa, busca a Julieta, a la que dice sentir miedo de Alonso, pues está conociendo otra cara suya.

Giovanna y Elizabeta hablan del amor que sienten por Guido y Alonso y como Lola se los arrebató, con su falsa dulzura e hipocresía. Renato las sorprende y cuando se lo comentan a él, éste les hace ver que Lola tiene muchos atributos más allá de su belleza y que quizás por eso los hombres enloquecen por ella, ya que a ninguno de su especie le agradan las busconas obsesivas. Giovanna reclama a su padre el estar siempre del lado de otros que no sean ella y él le asegura estar solo del lado de la razón, no de algún individuo.

Alonso entrega a Lola un viejo álbum de fotos de él y su madre y la chica goza al ver que sus padres fueron muy felices. Son espiados por Mariela, quien produce un incidente que haga explotar a la chica para entonces provocarla y valerse de eso para romperle las fotos de sus padres. Lola llora y le pregunta por qué la odia tanto, sufriendo aún más cuando la mujer le revela que nadie puede amar la piedra que le lastima en el zapato.

Guido sufre un accidente de auto y cuando Lola se entera decide ir a verlo al hospital, donde Giovanna y Victoria se lo impiden y la humillan, hiriéndola demasiado. La chica se encuentra en la calle con Cordelio, quien le pide que no se de por vencida y le asegura que Guido nunca ha amadio a nadie como la ama a ella. 

 Mariela insulta a Julieta y Rocco cuando se presentan a pedir la mano de Paulina ya que él quiere hacerse responsable del hijo que tendrán. Mariela incluso los humilla y asegura que el bastardo que su hija está esperando no nacerá. Esto provoca que se enfrente con Agustín, el cual no puede creer que sea una mujer tan cruel. Ella le preprocha el haberla condenado a la miseria y entonces él le pide que se marche de su casa pues finalmente nunca se casaron y cuando se juntaron ella no tenía en qué caerse muerta. Todo empeora cuando ante el sastre aparece Homero Gavaldón padre de Diana y Paulina, quien le explica que Mariela lo abandonó luego de dejarlo en la ruina. Esto lo escucha Lola, quien al tener un enfrentamiento con su madrastra, les dice a las hijas de esta que su madre es una mentirosa que siempre les ha ocultado la verdad sobre su padre. 
La desesperada Diana exige a su mamá que le diga la verdad pero Mariela no sabe de qué le hablan y abofetea a Lola, a la que acusa de mentirosa. Le exige que haga el aseo de la casa y esta vez es sorprendida por Agustín, el cual defiende a su hija y pide a la mujer que se marche. Mariela lo amenaza y entonces él la enfrenta asegurando que la demandará por bígama, ya que nunca se divorció de su primer marido. La mujer alega ser viuda y entonces Lola grita que eso no es verdad y que el padre de sus hijas vive. Las muchachas quedan paralizadas ante tal revelación y aunque su madre intenta negarlo Agustín confirma que Lola dice la verdad y al abrir la puerta de su casa Mariela se desmaya al ver frente a ella a Homero. Las muchachas entonces desprecian a su madre y deciden irse de la casa. Lola intenta consolarlas pero es imposible pues aún en ese momento tan amargo la rechazan, mientras que Mariela cree a su hijastra culpable de la ruptura con sus hijas. Habla con Homero, el cual le dice que si no ha procedido legalmente en su contra ha sio precisamente por Diana y Paulina, a las que entera de la verdad de su supuesta muerte y les pide que estén con él. Ninguna acepta, así como tampoco quedarse al lado de su progenitora.

Guido pregunta a Nicolás si Lola ha ido a verlo al hospital. La respuesta es negativa y le pide que la busque y la informe. Este lo promete pero Cordelio lo impide y le hace saber que es mejor que dejen las cosas como están por un tiempo, hasta que Guido esté fuera de peligro. Ese momento llega y es el mismo Cordelio quien le hace saber al muchacho que Lola lo buscó pero tanto Victoria como Giovanna le impidieron verlo. Guido reclama a su madre el meterse en su vida y deja claro a Giovanna que nunca se casará con ella pues no puede verla como mujer, solo como una chica con la que creció y que con los años se ha vuelto un dolor de cabeza pues no sabe cómo hacerle entender que no la ama. Giovanna corre a desahogarse con su padre, quien le asegura que ella misma labró su cruz y ahora debe cargarla.

Ingrid descubre que Alexis sigue engañándola por lo que decide separarse de él, a sus espaldas. Se da el placer de presentarse en su empresa para ver como lo echan tras decirle que ya no están casados y que se ha quedado sin nada. Alexis suplica a su mujer por una nueva oportunidad mas ella está cansada de sus infidelidades.

Nicolás aconseja a Guido que luche por Lola si en verdad la ama. Es tan buen amigo que habla con Julieta, la cual le dice que Lola había decidido perdonar al chico pero lo sorprendió besando a Diana. Al saber esto, Guido busca a la bella Lola para que hablen pero ella lo rechaza y le reprocha el besarse con su hermanastra. Guido le cuenta lo que sucedió y la jala para terminar de explicarle. Aparece Alonso y se arma un quilombo en el que ellos casi se golpean, siendo separados por Agustín y Nicolás.

Giovanna insiste en que será la esposa de Guido y Renato le hace saber que Victoria dejará de apoyarla ya que la ha hecho comprender que en el corazón no se manda. Pide a su hija que recapacite y se de cuenta de que lo suyo no es amor, sino una obsesión. Le revela los motivos de Victroria para emparentar con ellos. La muchacha visita a la mujer, quien asegura que a pesar de que prometió lo contrario a Renato, ella no piensa aceptar a Lola.

Sofía y Bruno se alegran cuando les avisan que les darán en adopción a una niña a la que ellos abrazan seguros de que es una bendición y les cambiará la vida. Son ayudados en los cuidados por Adalgisa, quien se encariña con la pequeña de inmediato. Luego él se entera de los planes de Alonso para casarse con Lola a base de engaños, pues le ha dicho que la hará su socia en el bistro pero en realidad lo que ella firmará será un acta de matrimonio.

Cuando Victoria propone a Giovanna que se meta en la cama de Guido y se embarace de él, Renato reacciona y enfrenta de manera definitiva a la mujer, a la que dice estar convencido de querer casar a sus hijos porque ellos no pudieron estar juntos y los separaron. Los escucha Guido, quien hace preguntas a su madre, la cual no tiene más remedio que admitirlo, así como aceptar que han pasado los años y ella no ha dejado de amar a Renato, el cual la toma en sus brazos y le dice que él tampoco. Guido, que lo ha presenciado todo, pide a su madre que se de la oportunidad de estar con el hombre que ama y no se empeñe en amargarle la vida a él, que ama a Lola con todas sus fuerzas. Sale y entonces la mujer aboftea a Renato, acusándolo de no haber luchado por ella y resignarse a casar con otra mujer que también lo dejó viudo. Él toma a Victoria en sus brazos y la besa apasionadamente, mientras Guido se desahoga con James, el cual le asegura que su madre ha sufrido mucho y quiso para él lo que ella no pudo tener pero ahora es momento de que busque a su bella Lola, pues no debe resignarse a dejar escapar su felicidad. El chico reacciona cuando Bruno le cuenta que Alonso desea casarse con ella a base de engaños. Por eso Guido acude al lugar e impide que Lola firme, revelándole la verdad. Alonso finge que eso no es cierto pero la chica toma el documento en el que estamparía su firma y al leerlo descubre que había caído en una trampa por lo que decide alejarse de Alonso para siempre. Sale del lugar con Guido, quien la sube a su auto y la lleva hasta una playa, donde la besa y le pide que sea su esposa pues está dispuesto a renunciar a todo por ella. Lola acepta.

Nicol ha sido rechazado por Diana pero ha encontrado el amor en Giovanna, de quien se ha convertido paño de lágrimas. Cuando ella lloriquea por el desamor de Guido, Nico la abraza y en una rranque los dos se besan. Él le pide entonces que no insista en amar a quien no le corresponde cuando su verdadero amor puede estar en otra parte.

Cordelio aconseja a Victoria que reavive su viejo amor con Renato y se olvide de los prejuicios y habladurías pues finalmente en su mundo todos hablan a espaldas de los demás. La mujer agradece a su fiel mayordomo el apoyarla siempre y habla con Renato, con el que se reconcilia. Este le pide que acepte a Lola y deje de ilusionar a Giovanna, la cual jamás será correspondida. Victoria asegura que aceptar a esa pebleya le es muy difícil.

Mariela se encuentra sola y suplica a Agustín que tenga piedad de ella. El sastre le recuerda todos sus reproches y los maltratos a Lola, de lo cual se ha cansado. La mujer asegura no tener nada ni a donde ir. Él le ofrece que busque un empleo y al fin descubra lo duro que es tener que ganarse la vida. La mujer se marcha de casa y una vez afuera llora, asegurando que Lola se las pagará.

Paulina se instala con Rocco, donde habla pestes de Lola, la cual es defendida por Julieta, la cual asegura que su amiga es una buena persona y que lo único que su ahora cuñada y su hermana y madre sienten es envidia, pues la bella Lola es admirada y querida por todos y sin planearlo encontró a un príncipe azúl que ellas hubieran deseado.

Homero y Diana se reconcilian y al saber que el hombre tiene dinero ella decide vivir con él pues puede conseguirle un gran trabajo. En la calle se encuentra con Mariela, a la que desconoce. La mujer le suplica que no la rechace y le revela que la vida al lado de Homero era difícil pues era un hombre ávaro. Aún así la hija no puede perdonar que su mentora le haya mentido y le pide que no vuelva a buscarla nunca más.

Al saber que se ha convertido en la amante de su amor eterno, Ingrid convence a Elizabeta de que lo mejor que puede hacer es olvidarse de Alonso, el cual no solo es un mentiroso sino un falso que solo la utiliza como premio de consolación. Es por ello que Elizabeta decide darse una nueva oportunidad y se va del país temporalmente, dispuesta a comenzar de cero muy lejos, donde pueda quizás encontrar el verdadero amor.

Lola se presenta ante los Leal de Renaud y es bien recibida por todos menos por Victoria, la cual habla con ella en privado y le hace ver lo dificil que es guardar las apariencias y evitar los rumores en su círculo social, por lo que le exige que omita hablar del trabajo de su padre así como de sus días en el bistro. Lola se niega rotundamente y defiende lo que es y lo que ha vivido, sorprendiéndo a la mujer y a James, quien se encuentra con ellas y apoya a la joven muchacha, quien sale indignada. El mayordomo se alegra de que alguien por fin haya puesto en su lugar a Victoria, a la que asegura que debe sentirse orgullosa de que la chica defienda con agallas a los suyos y no intente esconder su pasado, como hace la mayoría, como hizo ella. Esto hace reaccionar a Victoria, quien se disculpa con Guido por haberse entrometido en su vida y decide buscar a Lola para pedirle perdón y, con la mano extendida, proponerle que las dos se den una nueva oportunidad para conocerse.

Siete meses después Lola y Guido comienzan los preparativos de su boda, situación que ha llenado de felicidad a Agustín, quien llora al darse cuenta de que a su difunta mujer le hubiera hecho muy feliz el ver a su hija casándose.

Mariela trabaja en la cocina del bistro de Alonso, quien se siente destruido pues no concibe la vida sin Lola, a la que ama profundamente. Se lleva una sorpresa cuando Mariela le propone que se unan y eviten que la muchacha y Guido lleguen al altar. Son escuchados por Julieta, con quien la mujer pelea constantemente en el trabjo y la cual de inmediato llama por telefono a su amiga para alertarla. Lola no entiende el profundo odio que su ex madrastra siente hacia ella y cuando le cuenta a Cordelio lo que sucede este le promete que la ayudará. Manda a dar un susto a Alonso, quien decide vender el bistro y Julieta le propone comprarlo. Él se burla de ella al creerla una muerta de hambre. Aparece entonces Agustín, quien le ofrece el dinero que exige porque se lo venda, seguro de que poco a poco Julieta le pagará. Alonso acepta con la condición de que parte de la paga también sea Lola. Agustín no acepta.

Alexis no se acostumbra a la vida laboral sin ser el amo y señor. El destino le da una sorpresa cuando le presentan a su nueva jefa: Diana, quien goza martirizándolo para vengarse hasta que ambos vuelven a caer en las trampas del deseo y terminan en la cama.

Giovanna y Nico se encuentran muy enamorados y ella anuncia a su padre ser novia del muchacho, al que Renato felicita, sintiendo un gran alivio al saber que su hija ha desistido de amar a Guido. Luego se lo comunican a Victoria, quien felicita a los enamorados y vive un torrido romance con el gran amor de su vida, quien le propone que ellos también se casen y por fin vivan juntos.

Alonso y Mariela deciden raptar a Lola en el día de su boda pero Cordelio y Nico, los descubren y dan aviso a las autoridades mientras que acompañan a Guido en una persecución para salvar a su bella novia. Finalmente la policía logra desplazare bien y el auto en que Lola fue raptada es detenido. Alonso y Mariela van a dar a la cárcel.

Lola se repone del susto que pasó y aunque Guido desea cancelar la boda ella decide seguir adelante por lo que se juran amor frente a Dios en una maravillosa ceremonia para luego emprender un viaje a la playa, donde finalmente se entregan su amor, siendo él el primer y único hombre en la vida de la bella Lola.


Fin

 




© TE ENSEÑARÉ A QUERERME DR. 2017
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su copia y reproducción parcial y/o total
así como el uso de su contenido con fines de lucro.
(R)2016 (P) 2017